viernes, 25 de octubre de 2013

El conocimiento de inglés por parte del profesorado

Tal vez lo intuíamos o lo sabíamos ya, que no sólo los políticos españoles hablan mal inglés. En general, el nivel de inglés de España está entre los cinco más bajos de toda la Unión Europea. Según datos de la Asociación Española de Promotores de Cursos en el Extranjero, sólo el 27 % de los españoles dice poder expresarse en inglés frente al 89% de los suecos, el 87 % de los holandeses, el 86% de los daneses, el 48% de los griegos o el 32% de los portugueses. Actualmente, en casa nos insisten mucho más de la importancia de saber hablar otros idiomas ya que nunca se sabe si cuando terminemos los estudios habrá puestos de trabajo para nosotros en España.

Por lo que respecta a la enseñanza en las escuelas, España, a pesar de ser uno de los países donde la edad de inicio de estudio de otro idioma es más temprana, hay diversos factores que pueden dificultar el completo asentamiento del aprendizaje de inglés, especialmente en la comprensión oral. Por ejemplo: el nivel de inglés de los padres o tutores legales, que no pueden ayudar a sus hijos con las tareas si no lo entienden tampoco; la poca exposición al inglés en los medios de comunicación, donde los programas importados de otros países son doblados al castellano y no subtitulados; el número de alumnos por clase en algunos casos impide que se realicen más actividades prácticas para así mejorar la comprensión oral; y por último, la falta de soltura en inglés de los profesores, que hace que los alumnos “hereden” esa deficiencia.

Las comunidades autónomas en las que se considera que el inglés es el idioma que mejor se conoce son Madrid, Asturias, Cantabria, Canarias, País Vasco, Islas Baleares y Cataluña, por este orden.

Del mismo modo, está comprobado que cuanto antes se tome contacto con el idioma, mucho mejor. Es importante ir acostumbrando al oído desde pequeños para conseguir así una mejor fluidez y acento en un segundo idioma. Algunas familias encuentran la solución en las estadas en países de habla inglesa. Así como al convivir en un país extranjero aprendes sobre otras culturas, formas de vida... flexibilizando y abriendo así la mente de los niños, todo ello les ayudaría a convertirse en una persona más tolerante y respetuosa hacia los demás y hacia lo diferente. Al viajar, aparte de conocer nuevos lugares, se adquiere una gran cantidad de destrezas para perder miedos y manejarse con soltura por entornos desconocidos. En oposición a esto, hay muchas familias que con la crisis no pueden permitirse estos viajes al extranjero así que recurren a las clases particulares por nativos.

Como conclusión final, creo que los profesores no deberían insistir tanto en enseñarnos toda la gramática inglesa, sino en enseñarnos a defendernos en situaciones de la vida cotidiana. Muchos niños pierden interés hacia la lengua porque únicamente se les enseña gramática y no cultura o a expresarse oralmente.




1 comentario:

Teresa dijo...

Muy bien redactado. Hay un pequeño error en "más tolerante y respetuosa hacia los demás y hacia lo diferente" donde deberías emplear la preposición "con" en vez de "hacia"