miércoles, 9 de octubre de 2013

La manipulación ideológica de los medios de comunicación


La manipulación más difícil de detectar y, sin duda, la más dañina, es la manipulación ideológica. Esto se debe a que puede hacer que millones de personas defiendan políticas que arruinan sus vidas.
Desde el inicio del capitalismo los medios de comunicación han actuado siguiendo sus propias agendas políticas. Después, con los años, disfrazaron ese interés y se presentaron como impulsores de la democracia al “informar” al público para que pudiera adoptar posturas y tomar decisiones. Los titulares de los grandes medios de comunicación de este mundo, aunque se siguen presentando como informadores, cada vez asumen más el papel de publicistas y manipuladores.

En primer lugar, desde hace muchos años los políticos nos repiten constantemente que estamos en crisis. Una mentira que se repite un número elevado de veces se convierte en verdad. Por lo tanto, los medios de comunicación nos hacen creer que la crisis es algo que comenzó por pura casualidad, cuando realmente lo que hacen es impedir que analicemos lógicamente la información que los políticos nos dan para que no nos demos cuenta que realmente es una estafa a nivel mundial. El sistema financiero presionó a la clase política para desregularizar el sistema, sabiendo que eso desestabilizaría el mercado derivando en  consecuencias catastróficas como las que sufrimos hoy en día. Además, en cantidad de cadenas de televisión y radio nos repiten cada día que se trata de una crisis transitoria y no nos hacen ver a los políticos como lo que realmente son: unos ladrones. En otras cadenas, porque hay tantas como colores, nos dicen que los políticos son unos incompetentes y no saben solucionar los problemas, cuando en realidad sí saben, pero no les interesa. Como los políticos nunca solucionan lo que dicen solucionar, lo que hacen es culpar de todo a las autonomías, a los sindicatos, a los autónomos, a los funcionarios, a la inmigración, a la falta de eficiencia, etc. Mediante los medios de comunicación que nos alientan para seguir trabajando sin parar. Asimismo, quiero dejar constancia de la preocupación que me causa que centren la opinión pública en reformas que serán vendidas como auténticos remedios, cuando en realidad no son nada que suponga un ataque a los poderes fácticos económicos, que les reste ni un ápice de su poder o ganancias, todo lo contrario.
Gran parte de los periódicos que leemos cada día, de los canales de televisión que vemos, la cadena de radio que escuchamos... tienen alguna ideología política e indirectamente nos persuaden de qué es “lo verdadero”. Cada medio informa sobre aquello que es de su interés y opino que cada vez lo hacen de manera más descarada.


Para finalizar, pienso que tal variedad de periódicos, cadenas de radio y televisión son buenos y todos deberíamos seguir más de uno a la vez ya que así tendremos más material desde distintos puntos de vista para saber qué postura adoptar. Así pues, foros temáticos y redes sociales son unos buenos recursos también ya que es ahí donde se da la oportunidad a la gente a expresarse. 

1 comentario:

Teresa dijo...

Muy buen trabajo, Ivana.
Sólo veo pequeños errores de expresión como que tras de "cuenta" falta la preposición "de": "darse cuenta DE que" o una inadecuación cuando empleas "cantidad de" (demasiado coloquial) en vez de "un gran número de".

Tiendes a perder un poco el hilo del tema a partir de "El sistema financiero..." porque te extiendes en la crítica a los políticos y el sistema financiero;aunque tienes habilidad para ir reconduciéndolo con alusiones a la responsabilidad de los medios.
En conclusión, muy buen trabajo y muy interesante, me relamo de pensar cómo serán los siguientes.