domingo, 13 de octubre de 2013

La manipulación ideológica de los medios de comunicación

Los medios de comunicación son una herramienta muy útil para los comunicarnos hoy en día, nos sirven para saber exactamente lo que está pasando al otro lado del mundo en directo e inmediatamente. Sin embargo, este lujo que tenemos, el de estar informados constantemente, puede verse afectado por factores externos. La influencia de los medios sobre la población es muy significativa. Parece que los espectadores/oyentes tengamos una especie de vocecilla interior que nos da la seguridad suficiente para creernos todo lo que sale en los medios.

Así pues, existe la posibilidad de que estos medios se vean manipulados depende del grupo que “facilite” que los periodistas puedan transmitir las noticias. Es decir, en todos los canales pueden estar dando la misma noticia pero explicarla de formas diferentes, dependiendo de lo que el canal quiera que crea las personas que lo están viendo. Por supuesto, esto es un secreto a voces, nadie dice nada pero todo el mundo sabe que hay esta manipulación ideológica por parte de los medios. Gracias a los medios la población está controlada y manipulada, una forma fácil y entretenida para que la gente crea y, además siga un tipo concreto de pensamiento y razonamiento.

Sin embargo, no todo está perdido. Las personas no podemos escapar totalmente de lo que los medios puedan proporcionarnos televisivamente o por radio, pero es cierto que podemos contrarrestar sus  efectos e intentar no dejarnos engañar fácilmente. ¿Cómo podemos hacerlo? Pues la respuesta es muy sencilla; solo hace falta ser eclécticos delante de este fenómeno. Es decir, en vez de solo ver un canal o escuchar una emisora de radio en concreto, lo que hay que hacer es ver y escuchar muchas otras emisoras y radios; aparte de buscar información en internet y revisar periódicos y de este modo podremos desentrañar nosotros la verdadera información y creernos solo aquello que sea coherente. 


Concluyendo, la relación que tenemos con los medios de comunicación es inevitable pero si somos lo suficiente espabilados para no dejarnos llevar i engañar por ellos, la relación se convertirá en una, sana y provechosa. Además, encontraremos un camino para formarnos una propia opinión e ideología mediante nuestros propios descubrimientos. Finalmente, aunque haya una manipulación detrás de los medios no tenemos que caer en ella, si no queremos. 

1 comentario:

Teresa dijo...

Buen trabajo en conjunto. Tienes pequeños errores ortográficos, catalanismos...

Un paso más sería que te documentaras a fondo antes de hacer el texto.