viernes, 11 de octubre de 2013

La manipulación ideológica de los medios de comunicación

Todos y cada uno de nosotros tenemos unos pensamientos, ideas y convicciones. Inevitablemente los tenemos. A pesar de eso, siempre se nos ha exigido tener un punto de vista objetivo, alejado de cualquier tipo de influencia de pensamiento o ideología. Eso, precisamente, es lo que se espera de los medios de comunicación. 

Ahora bien, ¿se pueden realmente dejar de lado nuestras ideas? Es más, ¿se pueden realmente dejar de lado nuestras ideas cuando hay un dinero y un interés de por medio?

Déjenme apuntar mis serias dudas sobre eso. 

El mundo de los medios de comunicación, al fin y al cabo, no es mas que un mercado de información en el que quien da mas controla de qué se informa o no al país y al mundo entero. No hay más, es así. 

Piensen que si ya es difícil de por sí mostrar una visión objetiva de los hechos, el dinero lo vuelve prácticamente imposible. Desafortunadamente,y aún más en tiempos de crisis, lo que importa y busca la gente es poder llevarse un cacho de pan a la boca; si para eso se tiene que manipular a todo un país... "¡Pues qué se le va a hacer!". 

Resulta triste descubrir que las únicas fuentes mediante las cuales podemos empaparnos del día a día del mundo están corrompidas. 

¿Cómo pretenden formarnos como una civilización culta y educada si ni tan sólo nos cuentan la realidad pura y dura? 

Pocos, poquísimos medios de comunicación se mantienen al margen de tanta corrupción y manipulación; éstos, casualmente y por desgracia, no tienen ingresos suficientes como para hacerse eco en nuestras casas. 

La gente no puede crear sus propias ideas a partir de verdades maquilladas. 

Por eso, lo mas adecuado y conveniente es tomar información de diferentes fuentes, conocer los hechos des del punto de vista de distintas ideologías y, a partir de ahí, contrastar y elaborar nuestra opinión. 



Marta Gallego.

1 comentario:

Teresa dijo...

Buen trabajo aunque breve. Dices bien, incluso con estilo cuidado y, evidentemente, trabajado; pero, el tema no lo trabajas con la profundidad con que podrías hacerlo.

Error de concordancia en "¿se pueden realmente dejar de lado nuestras ideas cuando hay un dinero y un interés de por medio" pues debe ser "se puede"; y abuso de "más".