jueves, 7 de noviembre de 2013

CHIP COMO DOCUMENTO DE IDENTIFICACIÓN

En 2025, los humanos llevaran un chip de identificación debajo la piel que contendrá sus datos más relevantes. Ésta frase parece sacada de un argumento sobre una película de ciencia ficción, pero estamos hablando de la realidad actual.

El DNI, el historial médico e incluso las tarjetas de crédito podrán ser transportados por las personas bajo su propia piel con sólo implantarse un chip. En Estados Unidos ya se comercializan para fines médicos y en Barcelona una discoteca los emplea como medio de pago y se los inyectan a sus clientes VIP.
El chip, es del tamaño de un grano de arroz, se inyecta de forma rápida e indolora generalmente en la parte superior del brazo y contiene un número de identificación, que se obtiene pasando un escáner por el lugar donde esté implantado el chip. Después con ese número personal se accede automáticamente a una base de datos, en la que está toda la información relevante sobre la salud del paciente: medicamentos que consume, grupo sanguíneo, alergias...

La verdad que no es un invento nuevo. Desde hace unos años, a los animales de compañía  ya se les implanta un chip de identificación que facilita el mundo de la veterinaria, pero, ¿en humanos? ¿ Dónde esta la privacidad de las personas? Ya estamos estrictamente controlados todo el día por satélite que aún tenemos que implantarnos un chip para que puedan saber donde nos encontramos en cada momento, donde vivimos, o cuales son nuestros problemas médicos con solo pasarnos un detector por encima. Por un lado puede tener sus puntos positivos en el campo de la medicina o como sistema antisecuestros, pero por otro lugar, todo el mundo podrá saber nuestros datos privados.

Toda la información que he leído sobre el tema, me ha hecho preguntarme la siguiente cuestión ¿Porque el gobierno tiene tanto interés en implantar un chip electrónico si el sistema ya se puede gestionar con una tarjeta? Sin darnos cuenta, el mundo evoluciona rápidamente, y lo que  antes era ciencia ficción, ahora es la realidad.

1 comentario:

Teresa dijo...

Muy buen trabajo con pequeños errores de ortografía y puntuación, como el signo de interrogación que has olvidado poner al principio y final de la larga frase que empieza con "Ya estamos..."
Otro pequeño error está en usar "lugar" en vez de "lado" que es lo correcto.