viernes, 8 de noviembre de 2013

Chip como documento de identificación

La tecnología ha llegado a cambiar el funcionamiento del mundo, y no se ha quedado atrás en los temas referentes a lo policíaco, a las investigaciones y más en concreto en la identificación personal. A partir del 2014 muchos países cambiaran el DNI tradicional por un nuevo formato que incluye un chip electrónico. Los usos de este chisme pueden ser múltiples, pero es fácil de comprender su creación, ya que el número de fraudes y estafas que se han producido a lo largo de la vigencia del antiguo DNI son muy elevados. 

Personalmente me parece muy apropiado que cada persona tenga sus datos archivados en el pequeño chip por distintos motivos:

Para empezar, creo esencial un DNI electrónico para un trámite de información más ligero en lugares como aeropuertos o fronteras, donde suele ser muy fatigoso tener que esperar tanto tiempo porqué se tienen que comprobar los documentos de mucha gente. Un mecanismo electrónico permite que con sólo pasar el DNI por una máquina, al igual que un código de barras o una tarjeta de crédito, la persona quede identificada. 

Otro beneficio lo encontraríamos en  los supermercados o en las tiendas, ya que no haría falta comprobar si los datos de la tarjeta y los del DNI coinciden. Simplemente con marcarlos ambos sería posible verificarlo. No obstante, la implantación de este nuevo sistema conllevaría añadir maquinaria nueva, que se tendría que financiar, lo cual significa un gasto elevado.
 
Un gran problema de los DNIs cotidianos, y que cuando pasa es un contratiempo para cualquier ciudadano, es perder el DNI. ¿Quién no se ha asustado al buscar en la cartera el DNI y no encontrarlo? Pues bien, en un chip electrónico es muy fácil bloquear el contenido des de la distancia, para que no pueda ser usado para nadie más, y la creación de uno nuevo sería más fácil, a pesar de que la adquisición de este DNI en principio es de pago

No obstante, el nuevo DNI puede comportar algún que otro inconveniente y a muchas veces causa desconfianza entre los habitantes. Y es que con el DNI electrónico la policía puede conocer las coordenadas concretas de tu ubicación, y mucha gente piensa que es una invasión a la privacidad. Claro que, por otro lado, al tratarse de un chip prácticamente indestructible tiene una gran utilidad para evitar fraudes. 

Un punto que repercutiría sobre los adolescentes menores de 18 años es que con el chip electrónico, en los bares y en las discotecas sería imposible mentir sobre la edad del sujeto y por lo tanto, no se podrían consumir bebidas alcohólicas.

Como todas las cosas, muchos ciudadanos estarán en contra  y muchos otros a favor, pero forma parte del progreso intentar lidiar contra los problemas sociales, ya sea por medio de un chip electrónico como mediante cualquier otro método. De momento, el cuerpo de vigilancia ha decidido implantar este nuevo sistema y lo que tenemos que hacer es, poco a poco, ir adaptándonos a él. Además, es importante saber que ¡la vigencia del DNI será más larga!