miércoles, 20 de noviembre de 2013

Conocimiento de inglés por parte del profesorado

Me es inevitable, a veces, imaginar como me sentiría a día de hoy si hubiese asistido a un colegio bilingüe, o trilingüe (catalán, castellano e inglés); qué hubiera sido, y sería, de mi vida de haber dominado el inglés, haber aprendido a hablarlo de una manera fluida y correcta. 

Aún hoy en día, y sabiendo que no es lo mismo aprender un idioma de mayor que aprenderlo durante la infancia, me gustaría que mi instituto y, posteriormente, mi universidad, impartiera las clases en inglés. 

Pero... ¿Qué ocurriría si de repente el gobierno aprobara una ley que obligase a los colegios e institutos a realizar al menos la mitad de sus asignaturas en inglés?

Muy a mi pesar, creo que no todos los docentes estarían en condiciones de cumplir el deseo del gobierno; no todos los docentes podrían ni estarían capacitados para hablar el inglés a un nivel medio. No quiero decir con esto que no existan profesores conocedores de la lengua; no obstante, nadie duda de que los españoles, precisamente, no somos pioneros en lo que a lenguas extranjeras se refiere. 

En mi opinión, un profesor, por definición, debería desear con afán el máximo cultivo posible de la inteligencia de su alumnado, así como garantizar su mayor rendimiento. Consecuentemente, ese profesor trataría de adquirir y madurar unos conocimientos con la única finalidad de ofrecer lo mejor a sus alumnos. 

Los idiomas son esenciales. No podemos permitirnos el lujo de limitarnos en ir más allá, no podemos condenar nuestra alma a un territorio concreto, en nuestro caso, a la zona hispano-hablante. Sería triste perder la oportunidad de conocer mundo y culturas por el lamentable hecho de no haber podido extrapolarnos a otros idiomas. 

La cultura no debería ser una opción, sino una obligación. 



MARTA GALLEGO

1 comentario:

Teresa dijo...

Nada que decir excepto que....¡¡HAS ENTREGADO MUY TARDE!!!!!