miércoles, 20 de noviembre de 2013

El chip como Documento de Identificación

Hoy en día, todos los países del mundo, quien más quien menos, cuentan con un sistema que mantiene registrados a todos sus ciudadanos, de manera que cada uno cuenta con un documento de identificación sin el cual no pueden "circular" libremente por el país. 

Como todos sabemos y conocemos, nuestro DNI (Documento Nacional de Identificación) está en un soporte de papel, es un objeto material. Este hecho comporta, desgraciadamente, la posibilidad de suplantar y robar identidades, la falsificación de documentos y, en definitiva, el fraude. 

¿Qué tal si nuestro país, por qué no el mundo entero, optara por un sistema identificativo que no diese opción (o, al menos, no tanta) a estafa?

Por ejemplo, el chip. 

Si cada uno de nosotros contuviésemos un pequeño chip bajo nuestra piel, nos sería muy difícil "dejar de ser" aquello establecido por lo que llevamos incrustado en el cuerpo. "Yo" no podría dejar de se "yo"; "tú" no podrías dejar de ser "tú"; nadie podría "dejar de ser" para convertirse en alguien nuevo. 

Cierto es que podría resultar, en parte, algo ofensivo, pues pasaríamos a estar identificados del mismo modo que el ganado y diferentes especies animales; cierto es. Sin embargo, en un mundo caracterizado por la corrupción y la ilegalidad, puede que se necesiten tomar medidas estrictas e incluso violentas (no en el sentido de agresión física) de este tipo para poner un poco de orden entre la población. 

¿No te parece que es algo frío e insignificante que aquello que responde a la pregunta "¿quién soy?" esté únicamente plasmado en un efímero cacho de papel?



Marta Gallego

1 comentario:

Teresa dijo...

Muy bien redactado. Quizá en vez de "violentas" querías decir "impositivas".