viernes, 10 de enero de 2014

EL SENTIDO DE LA NAVIDAD

Durante las fiestas de navidad, la mayoría de casas y hogares, están en plena ebullición. Grandes y extensos manjares, que roban horas y horas del preciado tiempo humano. Y, yo me pregunto a que viene tanto alboroto. Si, alboroto. Dos tristes semanas en las que parece que todo el mundo es bueno, donde la gente pasea por la calle saludando a cualquiera que se cruce en su camino, felicitándolo, agradeciéndole su existencia. Las sonrisas de oreja a oreja, son palpables hasta en el aire. Transcurrido este espacio de tiempo, todo el mundo vuelve a sus andadas, excepto los que no tienen nada, que,  total, como son unos desgraciados, pues siempre viven igual, ¿no?

Somos la sociedad que bosteza. La sociedad que se acostumbra a que puede redimirse de sus errores claudicándolos durante unos días y chantajeando con falsas bondades. Por favor, PERSONAS, un poco de personalidad, un poco de racionalidad.
La navidad, hoy en día ya carece de sentido. Los más pequeños, unas fiestas donde juegan con una ilusión temporal y con fecha de caducidad, los jóvenes, unas fechas de dispersión y fiestas y frío, los mayores, unas fechas teatrales y de substancial gasto económico, y los que gozan de la vejez, unos días en los que hace más frío y donde se cocina para diez.

El significado que guardaba la navidad, el amor, la paz, la bondad,… son términos que no congenian con la actualidad. Los ladrones, son ladrones durante y pasadas las fiestas, los estafadores  más de lo mismo, los malos,… desconfíen de quien es extremadamente afable durante fechas señaladas, pues tiene que ocultar.


El espíritu “navideño”, es ese espíritu que sin pretensión, surge a la luz en cualquier fecha del año; haga sol, haga frío,…  pero, por supuesto que, cuando hay luces encima de nuestras cabezas, la bondad se hace más sencilla. Por lo menos, el progreso hace que los corazones más oscuros, tengan luz por navidad,… Puta navidad. 

"Si pierdo la voz en la maleza, me queda la palabra."

1 comentario:

Teresa dijo...

Está bien, Bernat, pero controla mucho esta tendencia tuya a decir las cosas con mucho retoricismo (mucha forma bonita)porque en algún caso no dominas bien las palabras o expresiones y no dices nada: Más que "extensos", los manjares pueden ser abundantes; y los errores no "claudican". Una expresión como "la bondad se hace más sencilla con luces sobre nuestras cabezas" queda bellísima pero, realmente, ¿qué querías decir?. Insisto, está bien cuidar el léxico pero lo principal en un texto de opinión es la precisión y profundidad de la opinión.