domingo, 12 de enero de 2014

El sentido de la Navidad

No les pasa a ustedes que comienza diciembre y se sienten con ganas e ilusión por la llegada de la Navidad? 

Ciertamente... ¡Tanto da! El caso es que las calles comienzan a tomar un ambiente especial y a mi se me pone el alma feliz, feliz.

Puede que haya alguien que cuestione este sentir mío, que opine que la Navidad es una época del año como cualquier otra, con la diferencia que a la gente le da por gastar todo aquello que ahorraron durante el año. No obstante, he de decir que esa felicidad que me invade nada tiene que ver con lo material y todo lo que la Navidad conlleva. De hecho, podría incluso decir que trata de todo lo contrario.

Gastemos lo que gastemos, el hecho es que las Navidades, por norma general, nos hacen a todos un poquito mejores personas. Las Navidades nos unen como familia, como humanos; nos hacen visitar a aquél tío que tanto tiempo llevamos sin ver, nos hacen demostrarle a ese ser querido que seguimos ahí a pesar de cada uno ir a la suya en el día a día, nos obligan a comer y cenar con la familia y retomar y recordar esas miles de historias que compartimos y nos definen como tal. 

Desde otra perspectiva, es "triste" que tengamos que vernos obligados a demostrar nuestro amor a los seres queridos solo por la llegada de estas fechas; pero, realmente, en una sociedad en que el estrés del día a día nos absorbe y anula como personas, si no fuese por fiestas así, muchos tan siquiera encontrarían tiempo para levantar el teléfono y decir "te quiero". Sin embargo, la mayoría de nosotros, decidimos, a la llegada de la Navidad, pasar estas fiestas tan especiales con nuestros seres queridos.

Pensemos en lo espiritual, por lo que a la Navidad se refiere. Qué importa lo que regalemos o cuánto consumamos; lo que importa es que, sean cuales sean las circunstancias, permanecemos unidos. 


1 comentario:

Teresa dijo...

Buena redacción, Marta, aunque da la sensación de que no está a la altura a la que me tienes acostumbrada, se ve un poco "improvisada" (¿me equivoco?)y creo que se acaba reflejando en cierta relajación en el estilo: alguna falta de ortografía y construcciones sintácticas poco naturales como en "a pesar de cada uno ir a la suya" (parece hecha por un indio apache; mejor "a pesar de que cada uno va a la suya")