jueves, 23 de enero de 2014

LA CONSULTA, ¿LEGAL O ILEGAL?

La consulta soberanista de Cataluña, o también llamada el referéndum por la independencia de Cataluña es un tema que vamos a escuchar muchas veces éste año. Aun así, el nacionalismo catalán no es moderno, sino que ya desde siglos pasados encontramos una especial relación entre Catalunya y sus habitantes: una relación patriótica y nacionalista que no tienen las otras comunidades. La concepción de los catalanes de considerar Cataluña como un país, con su autonomía, ha implicado mucha tensión con España, tanto como cultural, económicamente, políticamente y/o socialmente.

Antes de terminar el 2013, el gobierno catalán impuso una data para realizar el referéndum para la independencia de Cataluña en el día 9 de noviembre de 2014. Ya desde que ésta famosa  data apareció marcada en los calendarios, ha aumentado más la tensión y generado nuevos conflictos y también nuevas preguntas. ¿La consulta es legal o ilegal? ¿Tendrá validez política? ¿Será aceptada por la unión europea? ¿Si, si, o no rotundo?.  El estatuto de autonomía, concretamente en el artículo 122, otorga a la Generalidad la competencia exclusiva  de consultas populares pero según la constitución, el pueblo no tiene derecho a una autodeterminación. Parece ser un poco contradictorio.

Según muchos estudios, la independencia de Cataluña es viable en todos los sentidos, puede generar un gran impacto al principio y seguramente sería difícil arrancar el país, pero según diarios como el New York times e otros, consideran viable la independencia.


Aún que la consulta no sea legal, nos encontramos delante de un pueblo históricamente luchador, con un nacionalismo propio y sobretodo cansado de todas las injusticias y abusos cometidos por España. Ya desde antes de 1714, el pueblo catalán ha luchado para ser reconocido y obtener los derechos comunes  sin restricciones. Nos encontramos delante de miles de personas que quieren votar, que quieren dar su opinión, que quieren determinarse y sobretodo, nos encontramos delante de miles de personas que quieren definirse y tener derecho a decidir cuál quieren que sea su nacionalidad y donde quieren vivir. Aun así, dejando de banda el sentimiento nacionalista, ¿no es coherente que un pueblo quiera opinar y decidir sobre donde quieren formar parte? Cataluña tiene una bandera, un himno, una historia una lengua pero sobretodo un amor. Los políticos decidirán sobre el futuro de un pueblo, sobre la historia que está por venir, decidirá sobre miles de personas. Pero, ¿es de locos querer tanto a su tierra? Puede, pero pienso que eso ya no está en manos de los políticos.

1 comentario:

Teresa dijo...


"La consulta soberanista de Cataluña, o también llamada el referéndum por la independencia de Cataluña es un tema que vamos a escuchar muchas veces éste año." Tal como lo dices, Xènia, parece una canción de los 40 principales.
Esta expresión "tanto como cultural, económicamente," va al revés " tanto cultural como..."
Tienes bastantes errores de uso incorrecto de preposiciones, de catalanismos, de frases mal construidas; pero, menos de las habituales. Sé muy rigurosa y no te relajes un pelo.