miércoles, 19 de febrero de 2014

EL SUICIDIO

Últimamente, los indices de suicidio son mucho mayores que durante las dos décadas pasadas, y me atrevo a decir que es debido a las circunstancias en las que se encuentra la economía del país a causa de la crisis. Así mismo, cuando en Los Estados Unidos se produjo el Crack del 29, el indice de suicidios volvió a incrementar; es decir, que pare ser que los altibajos económicas son directamente proporcionales al número de suicidios por año.

Afortunadamente, soy una persona que no ha vivido la crisis de cerca, debido a que mis padres no han perdido el trabajo y ningún ser próximo ha sufrido alguna tragedia fruto de la explosión de la burbuja constructora. No obstante, he visto muchos documentales acerca de la situación estatal y doy fe que en algunos lugares se está pasando muy mal. El otro día por ejemplo vi un 30 minuts que hablaba sobre los despidos laborales y me quedé pasmada.

Es imaginariamente duro, sobretodo para los padres de familia, llegar a casa sin trabajo; o para aquellos que les embargan la casa, no tener adonde ir. En esas situaciones la gente suele pasarlo sumamente mal, y se echan mucha presión encima. En esas situaciones el sentimiento de culpabilidad es tan grande en la persona, que puede llevarla hasta el extremo de caer en una depresión y quitarse la vida. Es también cierto que a partir del 2008 el índice de frecuentación a los psicólogos ha crecido vertiginosamente.

Encontrar una salida en el suicidio no ha sido una innovadora forma de acabar con los problemas; es más, es muy tradicional de los períodos de depresión que ha ido sufriendo el país, muy atado también al carácter de la población. Así pues, debido al clima y al carácter más apático de los ciudadanos norte-europeos los suicidios allí ya no son una novedad debido a que suelen mantenerse bastante altos. 

Podemos entender el suicido como una medida para terminar con la constante presión labora, la inflelicidad, el pesimismo, la depresión, el tormento, el fracaso en una vida demasiado idealizada, etc. Está claro que es una vía de escape existente; sin embargo creo que los humanos poseemos las suficientes cualidades para darle un giro al pesimismo, y volver a sonreír. 

3 comentarios:

Teresa dijo...

Buen trabajo. Sólo vigila con mezclar expresiones muy coloquiales como "echar mucha presión encima" con un nivel más alto ( por ejemplo, varias veces "das fe" como si tu trabajo fuera un acta notarial).

Teresa dijo...

Buen trabajo. Sólo vigila con mezclar expresiones muy coloquiales como "echar mucha presión encima" con un nivel más alto ( por ejemplo, varias veces "das fe" como si tu trabajo fuera un acta notarial).

Teresa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.