viernes, 21 de febrero de 2014

EL SUICIDIO

El suicido, es un acto por el que un individuo, deliberadamente, se provoca la muerte. Nos encontramos delante de un tema muy difícil de tratar. Como éste, todos los que están relacionados con el campo de la muerte, ya que tienen una gran subjetividad y es  difícil comprenderla ya que nadie sabe que hay detrás  o cuales son los motivos que han llevado a una persona a ese punto máximo de desesperación para llevar a cabo una acción tan extrema. Pero, ¿es justificable quitarse la vida? La vida, es una realidad preciada por muchos y poco deseada para algunos pocos. 

La mayor parte de los suicidios son causados por enfermedades mentales como puede ser la depresión, trastornos por consumo de alcohol, la violencia, diferentes entornos culturales o simplemente diversos entornos culturales y/o sociales.  Sin embargo, la naturaleza, siempre tan sorprendente, nos ha enseñado que a veces el suicidio no viene dado por voluntad sino que interviene un factor genético. Los familiares de personas suicidas tienen más probabilidad de padecer tendencias al respecto.

Mucho gente atribuye a los suicidas el adjetivo de cobardes y sobretodo de egoístas. Piensan que no han sabido afrontar sus problemas y no han sido lo suficientemente fuertes como para dar la cara y luchar contra sus miedos, pesadillas y conflictos que tanto los anulaban. Que han sido cobardes y prefirieron tomar el camino fácil: cortar el problema por la raíz suicidándose y dejando que sus familiares cubren con su duelo. Sin embargo, cada persona tiene  una forma distinta de reaccionar ante los problemas. Y aun así, tienes que ser una persona muy fuerte para poder llegar al punto  de quitarte la vida con tus propias manos.


Llegar a ese estado extremo de desesperación de quitarse la vida es difícil. Pero cada uno es amo de su cuerpo y solo nosotros podemos decidir sobre eso. El suicido es un modo de desaparecer, se comete tímidamente, silenciosamente, pero es una decisión personal, de cada uno  ya que  no hay nada en el mundo más indiscutible  que el derecho  que tiene el hombre a disponer de su propia vida y persona.

No hay comentarios: