viernes, 7 de marzo de 2014

¿Quién domina realmente el mundo?

Probablemente haya millones de opiniones diferentes sobre quién o qué cosa domina el mundo. Yo opto por la segunda, defendiendo desde un buen principio que el origen de todos nuestros bienes y males son los medios de comunicación. 

Entiendo que puede parecer extraño culpar a una forma de mostrar contenidos de esto teniendo a tantas personas a quienes les sobra el dinero, a los políticos, a la Iglesia, a Estados Unidos, a las empresas farmacéuticas... la lista no acabaría nunca. A primera vista puede parecer que todo son ventajas de un mundo tan desarrollado y moderno: mejor transferencia e internacionalización de la información y muchos puestos de trabajo relacionados con el sector, ¿qué más se puede pedir? Pero la verdad es que tienen una influencia impresionante sobre nosotros y muchas veces la información que se nos da no es del todo correcta, está "maquillada", lleva mensajes de guerra y violencia, nos inculca unos principios y unos modelos de supuesta perfección lejos de lo que es bueno para nosotros. Podría culpar a las personas que hacen posible que la información nos llegue a todos y no me estaría equivocando tampoco. El verdadero problema no está en que circulen hechos que han pasado en la otra punta del planeta mas, de lo contrario, uno iría al lugar en cuestión sin saber cómo está la situación política, por ejemplo. Los medios de comunicación realmente dominan nuestro mundo, y principalmente en el ámbito psicológico. ¿Cuántos adolescentes sufren trastornos alimenticios por culpa de esas modelos talla 0? ¿Cuántos pobres ancianos se compran el cacharro de turno para que les cure el dolor de espalda? ¿Qué me dicen de aquellas personas que sufren una depresión viendo cómo está el mundo? En los telediarios se nos presentan diariamente cinco noticias malas y dos buenas. De esta manera los medios consiguen cambiar inconscientemente nuestra manera de pensar a una más pesimista, cosa que no nos lleva a nada bueno. Es lo que, en mi opinión, lo diferencia de las otras personas y cosas que he nombrado al principio: el hecho de que está presente en nuestras vidas diariamente y nos afecta sin que nos demos cuenta. 

Todo esto me lleva a concluir que, efectivamente, quien domina realmente el mundo son los medios de comunicación y las personas que están detrás de ellos. Es una pena que un recurso tan sumamente importante sea utilizado con tales fines y, puesto que es imposible que éste deje de lado su función persuasiva, sería recomendable que no nos dejemos influenciar tanto. 

1 comentario:

Teresa dijo...

Ivana, aunque este sea un trabajo correcto no me parece que mantenga el nivel al que me tienes acostumbrada: ni en la elaboración del razonamiento ni en la forma como lo expresas. Ya en las primeras oraciones se crea una ambigüedad debido a cómo las has construído: "Probablemente haya millones de opiniones diferentes sobre quién o qué cosa domina el mundo. Yo opto por la segunda, "
Otros errores están en el uso de los conectores:"mas, de lo contrario, uno " (cuando debería ser "al contrario".)
También hay circunloquios como en :"Los medios de comunicación realmente dominan nuestro mundo, y principalmente en el ámbito psicológico." (seguramente te refieres a que los medios manipulan nuestra opinión y nuestros deseos).
Finalmente, empleas léxico coloquial que mezclas con otro nivel más formal y eso refleja cierto descuido al realizar el trabajo:"cosas".