martes, 18 de marzo de 2014

¿QUIÉNES DOMINAN EL MUNDO?

El mundo no es de nadie. O eso es lo que solemos decir, porque visto lo visto, puedo aseguraros que los que tienen dinero mueven montañas. Actualmente el poder se ha reunido en manos de unos pocos, debido a la creación de un sistema económico nada equitativo. Las decisiones sobre los grandes trastornos recaen sobre una minoría, con lo cual no es nada democrático. Actualmente, las máximas potencias mundiales son los Estados Unidos, la China y Alemania principalmente, pero esto no garantiza que sus ciudadanos sean más afortunados que el resto de las personas, ya que a pesar de vivir en un país rico, ellos no ven ni pasar el dinero.

A veces tengo la sensación de que el feudalismo no ha desaparecido ni lo hará jamás. El ser humano es tan ambicioso y tiene tanta codicia por el dinero que lo prefiere por delante de los valores de igualdad y justicia. Hoy en día existen unos círculos muy marcados por encima y por debajo de los ciudadanos como nosotros. Por arriba tenemos el círculo de políticos españoles, que parecen o aparentan un poder que no tienen, ya que ante las grandes potencias se convierten en títeres. En el círculo superior se encuentran las potencias que he citado antes, y que tienen poder sobre el resto de países. La Guerra Fría por ejemplo, fue un reflejo de este poder del que os hablo. Imaginad la situación. Dos grandes bloques, la URSS i Los Estados Unidos, el comunismo y el capitalismo. Curiosamente, de todas las batallas que ocurrieron durante aquellos años, ninguna se disputó ni en EUA ni en Rusia, todas sucedieron en países ajenos como Vietnam o Afganistán. Ellos lo montaron todo como quisieron para que sus países no sufrieran consecuencias de la guerra

Por debajo de nosotros están los países tercermundistas, sobretodo de África, de los cuales muchas veces nos aprovechamos, tanto de sus materias primas como de la mano de obra barata que proporcionan.

No obstante, el “mando” no siempre les ha correspondido a los mismos. Durante el periodo clásico era el Imperio Romano de Julio César, en el imperialismo Napoleón y los franceses dominaron toda Europa, y hasta los españoles un día tuvieron un imperio donde nunca se ponía el sol. Pero el poder siempre se ha relacionado con lo mismo. La propiedad, el capital, la industria. ¿Y los valores de las personas? El egoísmo puede con todo, quien tiene algo quiere más, vivimos en una sociedad nada conformista donde siempre se pretende más de lo que se tiene.

En conclusión, como ya he dicho, el mundo se ha reducido a la posesión de bienes, y las personas estamos perdiendo cada vez más valor. En mi opinión, lo que les interesa a los de arriba es seguir manteniendo la riqueza en manos de unos pocos e ir marcando una diferencia cada vez más apreciable entre ambos extremos. No, si es que ya lo dicen, ¡poderoso caballero es don Dinero!

1 comentario:

Teresa dijo...


Está bien escrito y se nota que trabajas la forma de tus textos. Quizá encuentro a faltar en el contenido más opinión personal, hay muchas afirmaciones generales y tópicas (no quiero decir que la información no sea verdad) y no veo demasiado a Laia.
En algún momento empleas coloquialismos, cuidado: "Ellos lo montaron todo como quisieron "