miércoles, 21 de mayo de 2014

educados para no pensar

Vivimos en la sociedad del método, del orden. Nacemos, crecemos, vivimos, nos reproducimos, y morimos. durante este tiempo, Nestra mente, se ve sometida a mucha información, una información que es imposible de retener por completo. Pero la sociedad se empeña en seguir haciendolo. en seguir haciendo el qué; os preguntareis. me refiero en seguir enseñando.
Los humanos, no somos más que un ser egista, que pretende influir a todo aquel que pueda para beneficiarse. Y esto mismo, es lo que ocurre en la sociedad de hoy en día. en el campo de la educación, se nos enseña historia, matemáticas, tecnología, economía,... muchas materias que pueden resultar muy interesantes, pero que de la forma en la que están planteadas, no són agradables ni en la teoría, ni el la práctica. ¿realmente necesitamos conocimientos de materias específicas, si el mundo se renueva cada día? ¿Si el tiempo pasa sin cesar, llevandose todo lo que encuentra a su paso?

Mi opinión es firme. No. No necesitamos aprender a "pensar" como algunos dicen. Necesitamos pensar, antes que aprender. Los jovenes, y los no tan jovenes también, están siendo manipulados por unas ideas que se están inculcando por motivos ya dictados por el poder. Son los poderosos los que dictan com se tiene que aprender, de que modo se tiene que pensar. todo ello lo hacen para su propio beneficio. si somos como ellos quieren, nos podrán pervertir, obligar, incluso manipular a hacer aquello que ellos quieran.

Yo os invito a que por un día, desconecteis del mundo que nos rodea. Apartad las notícias, el periódico, el coche, la televisión,... aparcad la rutina por un día, y sed vosotros mismos, almenos intentadlo. Descubrireis niveles en vuestro interior, en vuestra mente, que ignorabais que existían.


martes, 20 de mayo de 2014

El suicidio

El derecho a la vida, es el eje central de nuestra existencia. La cadena cíclica que nos hace percibir un estado “real”. ¿Cómo se puede explicar entonces el hecho de cortar este proceso? Verdaderamente no conocemos mejor sensación que la vida, pero a veces, la raza humana experimenta momentos de negación, de pesimismo y, que afectan directamente a la  capacidad de la razón.

El suicidio para mí, es impensable. No puedo imaginarme el hecho de suicidarme. Lo estoy intentando pero, no me puedo poner en situación de quitarme la vida. Porqué nada me resulta tan inmoral, tan cobarde. No encuentro un sentido claro al hecho de querer acabar ahogado, con un disparo en la cabeza, en la calle tumbado, después de caer de un cuarto piso,… me causa escalofríos solo pensar en eso.¿ Los les sucede lo mismo?  Párenselo a pensar, imposible, difícil, retorcido,… No entra en la cabeza.
Pero es cierto que, en los últimos años, cada vez la gente, piensa menos de esta forma. O eso parece. Cada año, se incrementan los números de suicidios en España y Catalunya, que superan las 3000 personas al año. 

Es verdad que se viven momentos de tensión en el planeta. Pero el homo sapiens, también la vive con su propia especie. Esto crea a gente muy insegura y que no puede soportar los momentos de presión. Es la solución fácil dicen algunos,... Pero sinceramente, yo la veo la solución  imposible.

Cada cabeza es un mundo, y cada cual es libre de ser como sea. Pero no entendió el hecho del suicidio. Accepto que existe, y que es una realidad, pero en mi postura, no puedo entender este acto. 

La manipulación de los medios de comunicación

Vivimos en una sociedad globalizada. En esta mundo, cada día suceden hechos: decisiones políticas, económicas, cambios sociales, guerras, modas,…
La gente de a pie, se ve influida por todas las noticias que suceden pero, ¿realmente recibimos una información sin filtros, libre y de calidad?
En este mundo el poder es la herramienta principal para controlar a las masas, y aquí, intervienen los medios de comunicación.

Los medios de comunicación, son grandes empresas que pertenecen a grupos empresariales. Las grandes multinacionales dominan todas las cadenas de televisión, de radio, los periódicos,…
Esto, hace que cualquier medio de comunicación sea diferente el uno del otro.
Los medios de comunicación informan de una forma u otra, dependiendo de las personas que gobiernan en ese momento, de los intereses que se mueven de por medio, etc. El tráfico de influencias está a la orden del día, y en cada noticia que sucede, hay demasiados intereses de por medio. Parece ser que, la ética periodística, cada vez más se ve reservada a los medios alternativos y en las publicaciones que están fuera del mercado.

Pero también es cierto que el receptor, el ciudadano, tiene la última palabra, así como la capacidad de elegir que quiere ver,  leer u oír, i este hecho le da la libertad de juzgar y elegir las diferentes cadenas informativas que quiere ver.

La información, la publicidad,… juega un papel muy importante en nuestras vidas. Juegan con nuestras emociones, con nuestros anhelos. Nos hacen cambiar de opinión, comprar un determinado objeto, y esto, viene marcado por una clara manipulación de los medios, pero también, por una debilidad cada vez más palpable en nuestro interior.