sábado, 26 de septiembre de 2015

Hagamos camino para un futuro mejor

¿Quién no ha oído hablar del tema más recurrente de la actualidad de nuestro país? El deseo de independizarse de Cataluña ha saltado al mundo y ha sobrepasado fronteras creciendo considerablemente en los últimos años. El 2015 ha sido el cuarto año consecutivo en que gran parte del pueblo catalán organiza manifestaciones el 11 de setiembre para reivindicar su deseo y ser oído por todo el mundo y por el gobierno español que parece ser que no comparte su misma opinión. Ambos gobiernos están enfrentados ya que no consiguen entenderse y llegar a un acuerdo que aporte soluciones para todos y mejore las situaciones económica, política y social, que en los últimos años se han visto afectadas debido a la crisis económica y a los numerosos casos de corrupción.

Podemos remontarnos años atrás para ver que este movimiento tiene historia, aunque no dudo que actualmente estamos viviendo el más seguido de todos los tiempos. El catalanismo nació en el Renacimiento con su mayor afán de proteger la lengua y la cultura catalanas en una época en que predominaba el castellano; este era seguido sobretodo por escritores y personajes implicados con la literatura. Actualmente se entiende más como un movimiento político que tiene la intención de crear un nuevo país; un país democrático, justo, emprendedor y limpio de corrupción que mejore la calidad de vida de sus habitantes que no quieren seguir conviviendo con el resto de España.

Uno de los motivos por los que muchos reclaman la independencia se debe al sentimentalismo, las grandes diferencias que existen entre Cataluña y el resto de comunidades autónomas. La propia seña de identidad de nuestra región por su lengua, su cultura, su propia historia y la mentalidad.

Otro de los motivos y el más importante, el que ha hecho que más gente se una, ha sido el tema económico. Cataluña, debido a su situación geográfica privilegiada, siempre ha sido una de las zonas más industrializadas del país y consecuentemente una de las más ricas, esto ha hecho que sea uno de los motores más importantes junto al País Vasco para tirar el país adelante y crecer.
Parece que ahora es cuando la gente ha dicho ¡basta! ya que no conciben tener que dar más de los que ellos reciben. La tensión entre ambos gobiernos está a flor de piel, Mas y Rajoy han hablado en varias ocasiones pero ninguna ha servido para encontrar una solución. Primero se pedía la propia financiación del dinero que fue denegada, más tarde fue la consulta que se realizó sin éxito, ya que pudo hacerse oficialmente y finalmente serán unas elecciones con un claro carácter plebiscitario las que reflejaran el deseo de los catalanes que saldrán a las urnas. El 27 de setiembre veremos realmente la voluntad de todo un pueblo.

Yo pienso que la independencia podría ser una de las opciones a seguir aún así no tengo una opinión muy clara sobre este tema ya que no llego a entender todo lo que esta conllevaría. Una gran mayoría de la gente está dispuesta a luchar sin miedo para conseguirlo y a caer cuantas veces sea necesario para llegar a tener un país propio y mejor.
Lo que yo tengo claro es que es necesario un cambio que nos haga mejorar para construir un país democrático y justo, con igualdad y sin corrupción.

1 comentario:

Teresa dijo...

Muy buen trabajo, Maria. Sólo veo pequeños errores como la construcción "estamos viviendo el más seguido de todos los tiempos" que es incoherente porque creo que te has dejado alguna palabra.
De todas formas, es un pequeño error en un trabajo claro, ordenado e interesante. Felicidades