domingo, 18 de octubre de 2015

NUESTRA PRIVACIDAD EN JUEGO

Éstos últimos años, con la entrada en nuestras vidas de la nuevas tecnologías y de Internet, se ha puesto en duda nuestra privacidad en la redes sociales y la protección de los derechos de aquellos que hacen uso de estos servicios. Además, el papel de los gobiernos ante la possible amenaza terrorista, también a dado pie a muchas polémicas acerca de las competencias que éstos pueden tener a la hora de velar por nuestra seguridad. 

En mi opinión, nuestra sociedad ha entrado de lleno en el uso de la redes sociales, las cuales han pasado a ser una herramienta de comuniación fundamental para mucha gente. Este hecho ha propiciado que los que hacemos uso de Internet, hayamos depositado muchos de nuestros datos personales al alcance de todo el mundo. Ésto se debe a un claro exceso de confianza por parte de la población, ya que confiamos en la comodidad que nos proporcionan dichos servicios y creemos que éstos pueden proteger a ultranza nuestra indentidad y nuestras intimidades antes el mundo. Sin embargo, muchos de nosotros no pensamos que todo lo que colgamos en la red, puede ser utilizado para fines malévolos y no legítimos, los cuales atentan claramente contra nuestros derechos.  

Ante este hecho, las autoridades gubernamentales y las agencias de inteligencia han sacado un gran beneficio para su causa. Aunque manifiestan su gran preocupación por la seguridad nacional, ante la presunta amenaza del terrorismo, concretamente el del Estado islámico, en mi opinión, solo quieren hacer creer a la gente que velan por la integridad de los ciudadanos mientras, detrás de una cortina de humo, ejercen un control acérrimo de la población, limitando las libertades fundamentales de privacidad y de expresión. Para los gobiernos, Internet es su órgano de control de una parte de la población modernizada, la cual es engañada con la excusa de una amenaza terrorista. 

En lo referente a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), creo que podríamos comparar su función con alguien que intenta derribar un muro a pedradas. Evidentemente, no critico el trabajo de dicha agencia, el problema es que la misión que ésta lleva a cabo es prácticamente inútil, puesto que es contraria a los intereses del gobierno español, cuya misión encubierta es la de controlar a la población vía Internet. La actitud de la AEPD es noble, pero no puede alcanzar en cuanto a eficacia, a la labor del Gobierno Español, el cual tiene planes distintos al de dicha agencia. 

También hay que destacar que, al igual que el Gobierno Español, los gobernantes de Estados Unidos, juntamente con la CIA, hacen todo lo posible para quebrantar nuestra privacidad para así controlarnos. Paralelamente, éstos cuentan con la ayuda de las mismas redes sociales y de varios servidores, como es el caso de Facebook o de Apple, los cuales, a través de sus aplicaciones, facilitan la labor del Estado para acceder a la vida privada de las personas. 

En conclusión, cabe de decir que, pese a los esfuerzos de las agencias de protección de datos, nuestros datos personales no estan, de ninguna manera, en puertos seguros. Los gobiernos de todo el mundo velan para que ésto no sea así, ya que su único interés es el de tener controlada a la población, convirtiendo así nuestros países, en estados policiales. 


1 comentario:

Teresa dijo...

Te envío un correo con el comentario que viene a decir que en tu trabajo está bien el contenido y que mejorarás si evitas explicaciones innecesariamente largas y buscas aún con más rigor la precisión léxica.