sábado, 9 de enero de 2016

EL ESFUERZO COMO ESTILO DE VIDA

Si pudiésemos contar cuántas veces nos hemos planteado una misma cuestión en nuestra vida... Y es que, ¿Cuántas veces hemos pensado si va a llegar más lejos y a conseguir sus metas alguien que sea muy trabajador y que se esfuerze mucho o alguien que sea menos trabajador y más zángano, pero asimismo más espabilado e inteligente? Es un asunto que depende notablemente de cada individuo y de cada personalidad, pero el hecho de que el esfuerzo sea imprescindible y muy importante en la educación y en los estudios es obvio. Como dicen, sin esfuerzo no hay recompensa. Y así es. A lo largo de nuestra vida debemos esforzarnos para alcanzar nuestras metas y aunque haya veces que el esfuerzo hecho no haya sido suficiente, siempre hay que intentarlo una segunda vez y esforzarse aun más. No debemos rendirnos nunca, por muy difícil que sea el camino u objetivo, pues con esfuerzo somos capaces de llegar muy lejos.
Centrando este sujeto en el ámbito de la enseñanza, generalmente, sin estudiar ni cumplir con los trabajos mandados por el profesor, es relativamente complicado pasar los exámenes. Cuanto más esfuerzo haya por parte del alumno, mejores serán los resultados. Cabe decir que hay otros factores como la facilidad de cada alumno hacia un materia, u otros factores como la inteligencia y agilidad mental de cada individuo. Aun así, estos factores no determinan que un alumno apruebe o llegue muy lejos a lo largo de su vida, pues sin esfuerzo la inteligencia no puede hacer maravillas ni grandes logros.
Podemos ejemplificar con un grande de la tecnología e informática a nivel mundial. Estoy hablando de Steve Jobs. Tuvo unos inicios de infancia complicados pues fue dado en adopción debido a que su família no lo podía mantener, más tarde tuvo también problemas con las drogas y aun así, superó estas difíciles etapas y junto a un compañero y muchas horas de trabajo, crearon la primera computadora, Apple I, que se ha ido perfeccionando hasta nuestros dias y ocupa hoy en día el número uno en informática y telefonía a nivel mundial.
Éste es un claro ejemplo de la importancia que tiene el esfuerzo en nuestras vidas para alcanzar nuestras metas.

En referencia a la educación y a la enseñanza de los más pequeños, hay que educar siempre hacia un sistema basado en el esfuerzo. Hay que acostumbrarlos a esforzarse día a día en su tarea, en sus estudios, pues más que para que aprueben sus exámenes y se saquen los estudios con notas, el saber esforzarse es algo que les acompañará a lo largo de su vida cuando se les planteen problemas. El esforzarse es un estilo de vida que debe ser inculcado a los niños desde pequeños, pues adoptarán dicha costumbre y tendrán más facilidad para espabilarse en la vida que aquellos que están acostumbrados a esforzarse poco y a que se lo den todo hecho.
Es por estos hechos que la importancia del esfuerzo en la educación es mucha y hacemos un gran favor a nuestros hijos enseñándolos a esforzarse para alcanzar sus metas y para que tengan éxito en sus vidas.


En conclusión, el valor del esfuerzo es muy importante en la educación, pero también lo es en las etapas que vienen posteriormente. El saber esforzarse para alcanzar nuestras metas es un estilo de vida que nos ayudará siempre a saber espabilarnos y a vencer los obstáculos que nos plantee la vida.