viernes, 8 de enero de 2016

La educación

Toda recompensa necesita un sacrificio. Hoy en día debido a la crisis económica en la que nuestro país está sumergida debemos ser competitivos con los otros estudiantes para conseguir aquello que nos hemos propuesto cuando apenas teníamos uso de la razón. Aunque el esfuerzo sea algo fundamental en esta vida, las injusticias se encuentran en nuestro día a día.

Vivimos en un país donde la educación parece que no sea importante, donde se priorizan los sueldos millonarios de nuestros políticos antes que educar a toda una población. Los precios de las matrículas universitarias están aumentando y los salarios de nuestros padres van disminuyendo, Poco a poco estudiar va a convertir en un hecho para solo los privilegiados. En muchas ocasiones todos hemos oído la típica frase de: "estudia mucho que llegarás lejos" pero el que no sabíamos cuando la oíamos era que muchos de nosotros para poder trabajar de lo que nos gusta tendremos que estar a muchos quilómetros de nuestra casa sólo porqué aquí, en nuestro país, no podremos triunfar aunque el esfuerzo previo haya sido correcto. 

¿Cómo nos pueden decir a nosotros que debemos estudiar viendo que quien triunfa, en muchas ocasiones, es un cateto que sale por la televisión y no el ingeniero que está trabajando en un McDonald's? Viendo estas injusticias diarias a uno se le quitan las ganas de estudiar, pero no debe ser así. Puede que cuando nosotros terminemos nuestros estudios toda esta situación haya mejorado y podamos trabajar en nuestro país y no ser forzados a irnos fuera.

Actualmente los estudios se centran en unos exámenes y la nota que sacamos en estos va a condicionar nuestro futuro. La enseñanza es un poco injusta ya que no queda reflectado todo el esfuerzo para conseguir esa nota pero sirve como superación de uno mismo.

No todo el esfuerzo debe ser por parte de los estudiantes, los profesores y los padres deben saber ayudar y motivar a los alumnos. Muchas veces ya nos encontramos en situaciones complicadas que sin el apoyo y la motivación de los de nuestro alrededor sería imposible seguir adelante. Hay que tener en cuenta que trabajar con personas es trabajar con material sensible. 

Por eso creo en la cultura del esfuerzo y en la cultura de la superación. Aunque no lleguemos a ser el mejor de todos debemos lograr ser la mejor versión de nosotros mismos y eso sólo lo alcanzaremos a través del trabajo y del esfuerzo. 

No hay comentarios: