domingo, 21 de febrero de 2016

Acoso escolar, jóvenes hijas de puta

Este artículo escrito por Arturo Pérez-Reverte nos deja completamente helados, impotentes y verdaderamente impactados. El autor hace referencia al caso de Carla Díaz, una joven que se suicidó víctima del acoso escolar, más conocido como bullying y a la estúpida pena de cuatro meses de trabajos socioeducativos a las presuntas jóvenes hijas de puta.
El autor habla sin tapujos y con mucha dureza, se muestra valiente y directo a la hora de nombrar a cierta gentuza, eso significa que es un tema realmente importante en la sociedad y nos hace sentir que no se están haciendo las cosas bien.
El acoso escolar es un tema muy presente en todos los institutos, por desgracia lo sufre muchísima gente en este país y nadie hace nada para mejorar esta situación. Podríamos buscar muchos culpables. Desde una sociedad inconsciente del daño que pueden llegar a hacer y demasiado permitida, donde el que triunfa es el cabronazo. Unos padres que no han sabido educar a sus hijos como toca, que no saben lo que está mal y lo que está bien. Los profesores, que acostumbran a no darle importancia a estos temas argumentándolos con que son cosas de crías, y también hay que miran para el otro lado para no meterse en problemas con los padres de los niños ni arriesgar su puesto de trabajo. Por último, los propios compañeros de clase, con miedo de no meterse en medio y acabar siendo ellos los perjudicados, hoy en día el superhéroe está muy mal visto en los jóvenes.
En mi opinión, creo que por un lado deberían endurecer las leyes, poniendo penas más estrictas y que los culpables no se vayan de rositas como en el caso de Carla, por otro lado pienso que este problema se debe solucionar mediante una buena educación de los niños por parte de sus padres i profesores i que les inculquen des de ben pequeños como se deben comportar en cualquier situación, que aprendan a respetarse entre ellos, con humildad y que sepan aceptar a todo el mundo tal y como son.
Seguro que todos hemos vivido escenas de bullying cuando éramos más pequeños y no hicimos nada, no queríamos se participes o quizás alguna vez les jodíamos el día a algún pobre chaval.  En todas las clases estaba el típico chulito o chulita y sus lameculos y la víctima solitaria… En aquel momento hicimos algo cuando veíamos escenas de acoso escolar a compañeros por parte de otros alumnos? Creo que ahora, ya más maduros, nos damos cuenta que en algunas situaciones hemos actuado mal, y después de leer este magnífico artículo seguro que sirve de reflexión a muchas personas que no eran conscientes de su enorme gravedad.




1 comentario:

Teresa dijo...

Me parece un buen texto de opinión personal. Te apoyas un poco en el original pero no está nada mal cómo lo has ido desarrollando. Donde hay más errores es en la ortografía (sobre todo hacia el final).