sábado, 20 de febrero de 2016

Increíble, pero real

“Ésas jóvenes hijas de puta”, curioso título para un artículo de opinión que habla sobre el acoso en las aulas, aprovechando un caso que ocurrió dos años atrás sobre una chica adolescente llamada Carla que terminó en suicidio.

Pero qué mejor título podría haber elegido Pérez Reverte para conseguir su pretensión de ser claro y directo con aquellas personas que fueron las causantes de todo. ¡Por que ya está bien de no llamar a cada cuál por su nombre y de andarse con medias tintas a la hora de juzgar a la gente por sus actos!

Este es un artículo en el que se describe perfectamente la situación, pero sobretodo el comportamiento humano ante personas que destacan por algún motivo en especial y a las cuales se llegan a considerar inferiores en nuestra sociedad actual, dejándolas así de lado y haciéndolas empequeñecer como personas.
Y es que es difícil de aceptar, pero todo lo que dice pertenece a la realidad. Los seres humanos somos así, juzgamos a las personas sin ningún derecho y en algunos casos las alejamos de nuestras vidas, pero además les faltamos al respeto y les manipulamos, nos reímos, nos burlamos de ellas y cuando la situación se desborda hacemos como si nada hubiera sucedido. ¿Cómo podemos ser capaces? ¿Cómo puede ser, que tan buenos que todos nos consideramos, podamos cometer semejantes barbaridades?
Si de verdad pensáramos en lo que nuestros hechos pueden comportar, lo haríamos dos veces antes de actuar. Por que, ¿eran conscientes las amigas de Carla que podían llegar a provocar su suicidio y con esto la desgracia de una familia entera? Seguramente no, seguramente actuaban con sangre fría y sin pensar tan solo un momento en las graves consecuencias. Pero la cuestión está en lo que hicieron. Destrozaron la vida de una chica que tenia todo un futuro por delante.

Pienso que Pérez Reverte ha conseguido un gran trabajo con este artículo, ya que además de mostrar su opinión, ha sabido describir muy bien los hechos, siendo realista y sin andarse con rodeos. A través de una historia cruel y aunque no nos guste real, consigue retratar la mezquindad que los seres humanos podemos llegar a tener y la capacidad de actuar sin escrúpulo alguno ante ciertas situaciones. Consigue dejar de lado sus prejuicios y el qué dirán para decir sin tapujos lo que piensa.


En conclusión, debemos tomar nota sobre este artículo porque pienso que se trata de una lección que Pérez Reverte nos da sobre la vida misma.

1 comentario:

Teresa dijo...

Nada qué comentar apenas, Maria, has hecho un trabajo que me gusta especialmente por lo bien cohesionado que está y la corrección del léxico que empleas. Tienes algún error de acentuación y un "porque" que tu has colocado separado cuando debería ir junto.