martes, 15 de marzo de 2016

La revolución del lenguaje.

Las mujeres llevamos años luchando por la igualdad, defendiendo nuestros derechos y es más, años tras año y a nuestro paso constante conseguimos ser reconocidas e igualadas en una sociedad claramente machista e injusta.

Actualmente el mundo quiere mostrar una igualdad aparente, una lucha constante de las mujeres por ser reconocidas en la misma medida que los hombres, pero ya está, solo de cara al público.
Si empezamos a fijarnos con detalle podremos ver como en nuestro día a día, tanto hombres como mujeres utilizamos refranes, frases e incluso simples morfemas en los que damos favoritismos al hombre y gran parte de las veces incluso hacemos referencia machistas. 
Tenemos muchos ejemplos a lo largo de un día y no solo en nuestras vidas cotidianas sino que lo vemos por la televisión, en documentales, en discursos políticos, en séries y películas, vivimos rodeados de un lenguaje que nos deja a nosotras, las mujeres, por debajo del hombre y ni siquiera nos quejamos, ni lo cambiamos, seguimos con la rueda y ya tan siquiera nos damos cuenta de lo mucho que perdemos en este lenguaje. 
Podemos ver como la gente juega con el lenguaje machista, como hace bromas y lo dice de forma consciente, para picar a las mujeres de su alrededor, muchas de ella ni siquiera se lo toman mal y se ríen de la broma, así sin más, dando pie a seguir con los insultos escondidos detrás de las risas, esos insultos que se van pegando a la mente para dar paso a un machismo acentuado en estos últimos años.
Y si solo fuera eso… no, hay lenguaje machista en textos científicos donde dan por hecho que al decir hombre se sobreentiende que es toda la humanidad, tanto hombres como mujeres, pero no solo eso, califican con sustantivos y adjetivos en masculino, excluyendo ya de por si al sexo femenino, aunque claro, siempre se sobreentiende… Y así vamos, paso a paso hacía un abismo, nosotras mismas usamos este lenguaje y aún así después seguimos luchando por ser consideradas como iguales. 

Así que en mi opinión, sería necesario que nosotras, las mujeres, empecemos a cambiar el lenguaje, que nos hagamos valer en todos los sitios, que cortemos por la raíz directamente, sin mas tapujos, sin vocabulario sexista para empezar el gran cambio, sin una sola admisión, porque dentro de una humanidad hay tanto mujeres como hombres, porque la frase “los niños juegan al parque” excluye a todas las niñas que también están jugando al parque, porque nosotras existimos, nosotras estamos igual que ellos, nosotras somos.

En conclusión, el lenguaje es sexista, hace daño a todas esas evoluciones y puede ser el paso que nos falta por inculcar a los más pequeños, adiós a las bromas machistas y a los científicos que nos echan de su investigación con tan solo una palabra. 

Podemos empezar otra pequeña revolución desde las palabras, hagámoslo. 

No hay comentarios: