sábado, 24 de septiembre de 2016

¿El bilingüismo es beneficioso o perjudicial para la mente?

En la sociedad en la que vivimos ahora, el poder hablar más de una lengua nos abre muchas puertas, ofertas de trabajo, viajes al extranjero, el entablar nuevas amistades... Por eso ya desde muy pronto aceptamos que el aprender lenguas extranjeras es un hecho. Pero realmente, ¿qué es el bilingüismo? y sobretodo ¿Qué nos puede aportar? 
El hecho de que el bilingüismo sea una virtud es indiscutible, nos permite vivir tantas oportunidades que no nos lo podríamos imaginar, por eso tampoco me quiero plantear mucho el que sea un beneficio, porque sin duda lo es, lo único que podría compensar un poco la balanza, y no en todos los casos, es el tener que estudiar una lengua antes de poder hablara perfectamente, y me parece una desventaja minuciosa comparado con las vivencias que te puede aportar luego, se podría decir que es un mal necesario.
Pero, en realidad, yo pienso que no podemos utilizar la palabra bilingüismo tan a la ligera, el verdadero significado de la esta palabra está muy debatido, ¿Es un bilingüe alguien que aprende simultáneamente en la infancia dos lenguas? ¿O quizás también consideramos bilingüe a alguien que a pesar de la edad que tenga tiene un buen nivel de una lengua extranjera y habla ese idioma con fluidez? Esta cuestión está abierta al debate, desde mi punto de vista y teniendo en cuenta mi experiencia, estas dos situaciones que planteo son completamente distintas, es muy diferente criarse y crecer de la mano de dos lenguas distintas (en mi caso lo son el catalán y el español) que aprenderlo estudiando en clase. La sensación que da el bilingüismo natal (vamos a llamarlo así) es de tener la capacidad de no solo cambiar de idioma con mucha facilidad, sino también de ver las cosas de un modo distinto, ya que con este idioma que se aprende también viene ligada una cultura diferente, por otro lado, en el bilingüismo adquirido (otro término que me he apropiado) siempre se va ha encontrar una barrera entre una lengua y su cultura, por muy bien que se hable.
Es creído a nivel de sociedad que uno de los ámbitos que define el que una persona sea bilingüe es el acento, estoy en desacuerdo con esta afirmación por un motivo, y es que en todas las lenguas podemos encontrar pronunciaciones distintas y igual de validas que la considerada "estándar", pongamos por ejemplo el castellano que tiene decenas de acentos, incluso fijándonos solamente en España. 
También debemos contemplar una gran ventaja de una mente bilingüe, y es que si una persona es capaz de hablar más de un idioma, siempre le será más fácil aprender un tercero y un cuarto, ya que tendrá una base lingüística más amplia sobre la que apoyarse y otros idiomas con los que comparar similitudes. 
Este texto pretende tener una moraleja muy simple, y es que en el momento de crecimiento de un niño siempre deberían incluirse-le otras lenguas en su educación, pues en un futuro le hará mucha falta y tendrá mucha más facilidad para aprender otras.  

1 comentario:

Teresa dijo...

Interesante tu trabajo de opinión, lo has hecho muy personal aunque hayas empleado ideas comunes que también han tocado tus compañeros.
Le veo dos "peros" para comentar:
El primero tiene que ver con el léxico y las expresiones pues utilizas una construcción ( el aprender lenguas extranjeras es un hecho) que no corresponde demasiado ni por nivel ni por significado; y una palabra incorrecta por el significado ("minuciosa" cuando seguramente quieres decir "minúscula")
El segundo tiene que ver con la estructura porque encuentro que queda un poco desordenada debido a que, cuando parece que ya estás en la conclusión, se te ocurre incluir un último argumento (la facilidad para aprender un tercer y cuarto idioma para los bilingües)
También se cola alguna falta de ortografía (incluirse-le), pero su importancia es "minuciosa" (como tú dices)