domingo, 13 de noviembre de 2016

ACEPTACIÓN DE LA HOMOSEXUALIDAD



En antiguos tiempos y siglos anteriores, la homosexualidad ha estado duramente sentenciada y hasta condenada a muerte por las grandes entidades religiosas conservadoras. Hoy en día, la sociedad ha avanzado en cuanto la aceptación de las inclinaciones sexuales de distintos individuos, pero aun así hay pensamientos que reprimen la homosexualidad.

Se dice de una persona homosexual, aquella que siente atracción erótica, romántica o cualquier otra forma de atracción hacia otra persona del mismo sexo o género que esta. La orientación sexual ha sido un tema de mucha controversia al largo de los siglos XX -  XXI, y uno de los pensamientos/movimientos más problemáticos en contra, ha sido la homofobia, el desprecio hacia el individuo homosexual, incluso llegando al profundo odio hacia ellos. Otra forma de despreciar la homosexualidad –aunque quizá de forma indirecta-, es considerarla como una “enfermedad mental”, de origen psicológico. Esta consideración se da generalmente por los padres que no aceptan la elección sexual de sus hijos o familiares, que normalmente “salen del armario” a la edad de la adolescencia y los padres consideran que es “cosa de edades” y así les obligan a efectuar terapias de “recuperación” que según los expertos pueden generar daños psicológico-emocionales (como podría ser la crisis de identidad, etc.) permanentes.

Aún y con todas las represiones y desprecios, las personas homosexuales son aceptadas y soportadas por la mayoría de la población, habiendo movimientos y manifestaciones a favor de ellas, números de atención propios, webs de auto-ayuda y soporte, entre otras. A demás, como gran avance y mejoría hacia la situación de los homosexuales, América, el gran país, ha aceptado el matrimonio homosexual después de cientos de manifestaciones.


En mi opinión creo que toda persona humana tiene derecho a querer a cualquier otra sin ser juzgado por nadie, ni por ningún pensamiento represor. Y aunque gracias al aumento de la capacidad de empatizar durante los 2 últimos siglos, hemos mejorado la manera de pensar, sigo creyendo que aún nos queda un gran camino que recorrer a la hora de tratar temas sociales que pueden afectar de forma universal.  

1 comentario:

Teresa dijo...


"la homosexualidad ha estado duramente sentenciada y hasta condenada a muerte por las grandes entidades religiosas " Utilizas el término abstracto "la homosexualidad" que le da objetividad al texto pero, entonces no puedes decir que "haya sido condenada a muerte"(los homosexualaes sí)
"cualquier otra forma de atracción " No creo que todo tipo de atracción se pueda considerar homosexual, tiene que ser una atracción de tipo sexual.
"números de atención propios" No queda claro a qué te refieres.
"persona humana " Es una clara redundancia, muy famosa pero incorrecta.
En general, elaboras oraciones tan largas que suelen perder la coherencia y acaban siendo agramaticales. Más vale que intentes hacerlas más cortas pero más claras y correctas.