jueves, 22 de enero de 2009

Con dos aceitunas.

Ya hace algunos años, nuestros televisores emitían un anuncio, de la compañía de servicios aéreos Lufthansa©, donde se exponía al espectador la historia de dos aceitunas que, de golpe y porrazo, dejaron de viajar.

Todo empezó el enero del dos mil siete, cuando lo economistas y estadistas de esta empresa empezaron a estudiar el problema económico que se les hubiera echado encima “si no hubieran reestructurado ligeramente los menús de vuelo”.

Económicamente hablando, la empresa no se encontraba en un punto de inflación, había perdido muchos clientes desde que las compañías “charter” empezaron a dominar el mercado de los viajes continentales. Al ver la situación, los altos dirigentes de esta empresa, exigieron a sus empleados que programaran de nuevo todo el sistema de vuelos.

Uso meses después, al revisar la reprogramación del sistema de la empresa, los estadista se dieron cuenta de que el problema estaba ya solucionado, lo curioso fue que una parte de las pérdidas que creaba el sistema antiguo, eran provocadas por dos aceitunas que la empresa servía en los menús “business” y que muy poca gente se comía.

Esta historia parece una tontería pero si la extrapolamos a otros campos, nos encontramos frente a una sociedad donde a sus anchas vive el desperdicio, y el problema aparece cuando este desperdicio perjudica, directa o indirectamente, otros asuntos.

Después de meditarlo durante el rato que he estado escribiendo este texto, he llegado a la conclusión de que si en vez de que cada uno de nosotros, este próximo año en el que muchos conseguiremos el carne de conducir, no desplacemos en coche por Pobla, lo hagamos andando, contribuiremos al cambio climático en contra del que a muchos nos gusta decir solidarizados.
Este es uno, de los muchos modos de no alimentar al desperdicio. Una persona no puede cambiar el mundo, el desperdicio lo puede empeorar y como dijo B. Obama, si "el mundo ha cambiado" y "nosotros debemos cambiar con él", si el mundo empeora, nosotros empeoraremos con él.

3 comentarios:

joanmac dijo...

O sea, paga los 25€ de una pu.. vez. Por solidario!!!

joanmac dijo...

O sea, paga los 25€ de una pu.. vez. Por solidario!!!

Teresa dijo...

Josep Mª:
Muy buen texto excepto "punto de inflación" que no quiere decir nada. Quizás querías decir "punto de inflexión" y si es así, SÍ que estaría en un punto de inflexión, estaría en recesión.
Tampoco creo que sea "desperdicio" la palabra más adecuada a lo que quieres decir: ¿derroche?
Finalmente, desde "he llegado a la conclusión" hasta "solidarizados" deberías construir la oración de forma correcta y más clara, pues queda confusa y es incorrecta.
No te sepa mal que te corrija pero es que pienso que si puedes vigilar y evitar estos errores te mejorará mucho la nota pues sueles tratar temas interesantes y enfocarlos con mucho acierto (como en este caso) y es lástima que estos detalles de forma desmerezcan lo que escribes.