domingo, 30 de noviembre de 2008

La cúpula de la discordia

Sí es verdad que en la época de crisis, o recesión como les gusta decir a nuestros mandatarios, no deberíamos malgastar, mejor dicho, el estado no debería malgastar su dinero en tonterías o cosas si ningún sentido, recordemos que el gobierno español subvenciona el 40% de los 20 millones de euros que cuesta la obra.

Pero, lógicamente, el arte no es una tontería. Porque sí, aunque a muchos les pese, esta obra es arte, y del bueno. Dudo que a ninguno de nosotros se nos ocurriera hacer una cúpula como la que él ha hecho si nos pidiesen hacerla para una sala de la ONU. Así que le doy mi más sincera enhorabuena señor Miquel Barceló, el valiente.

Por otra parte, y mirando hacia el pasado, si se sabe promocionar y utilizar adecuadamente el producto, se pueden sacar sustanciales beneficios. ¿Qué quiero decir con “mirando hacia el pasado”? Pues que nuestros vecinos franceses, hará algo menos de 120 años, en 1889, construyeron una obra provisional, en principio, y de mal gusto, según los intelectuales y demás ciudadanos franceses de la época, en la que ni su autor confiaba y que no fue retirada porque había costado demasiado dinero, que se ha convertido en el símbolo de Francia y en la máxima fuente de ingresos turísticos del país. 8 millones de los antiguos francos, costó el monumento, 8 millones de francos de los que, seguro, nadie se arrepiente ahora de haber gastado.
Y esto mismo podría pasar con la cúpula de Miquel Barceló. Si sabe promocionarse bien, por lógica, un 40% de los ingresos debería pertenecer al estado español, que si se supiese hacer algo bien hecho con la publicidad de la cúpula, es mucho dinero.
Además, siempre es bueno el arte, y ahora, mucha gente puede opinar que esa cúpula no es un arte comparable con la torre Eiffel o con cualquier obra arquitectónica famos actualmente, pero tiempo al tiempo, y ya veremos quien sale beneficiado al final.

Con todo, como he dicho anteriormente, debe saberse promocionar. Y, sinceramente, con lo fantásticos y eficientes que son los dirigentes de nuestro país y con lo bien que hacen las cosas, veo muy posible que España no consiga beneficio alguno y que sean otros de más listos los que hayan sabido hacer lo adecuado en el momento adecuado.

3 comentarios:

Teresa dijo...

¡Olé, Nasi!
Por lo bien que has hecho tu artículo y por lo bien que barres para la patria. ¡Lástima que la cúpula quede lejos del suelo patrio!
Un solo comentario: "sustancial" quiere decir fundamental, mientras que tú más bien querías decir "sustanciosa", de la que se puede obtener sustancia= beneficio.

Nasi dijo...

Aver Teresa, esto de que barro para la patria... No barro ni para mi patria, no nos confundamos...(aunque eso es otra cuestión)
Simplemente soy una persona pragmática y donde hay dinero, hay interés. O no?

Teresa dijo...

¡Uy!!!! Parece que al señor le todo el "voraviu". No te preocupes, Nasi que ya sé que vas para banquero. Era una broma para empezar el comentario de alguna manera. Lo cierto es que me quedé muy contenta de tu comentario (y no por lo que decías sino por como lo decías)