miércoles, 25 de septiembre de 2013

PARA QUÉ SIRVE EL ARTE

*Tere, te hago la redacción del tema que salía en aquél examen de Selectividad como te dije.



Muy a mi pesar, la palabra “arte” abarca un significado demasiado amplio que incluso ha llevado a una confusión general. ¿Quién marca los límites de lo que sí es arte y lo que no? Uno mismo, las personas. El arte es totalmente subjetivo, se mueve entre diferentes corrientes y distinciones, pero al fin y al cabo todo puede considerarse arte. En el ámbito de la pintura por ejemplo, ¿es más artístico un paisaje pintado acuradamente sobre un lienzo, que una pared pintorreada de forma abstracta? Para mi quizás sí, pero; igual ustedes no comparten la misma opinión. 

Desde ya bastante pequeña he considerado el arte como un derivado del aborrecimiento, que es capaz de distraernos de lo más rutinario o trivial, y empezar a causarnos distintas aficiones. Pero no me refiero sólo a distraernos mediante el entretenimiento extra vocacional. Igual que el significado de la palabra arte es muy amplio, las utilidades que éste proporciona lo son también.

El uso más importante referente a la sociedad capitalista del momento es la economía; el negocio. ¿Saben la suma de dinero que mueven las obras de arte? El arte va por intereses. Por ejemplo la música: hablamos de un mercado que una vez entras en él se puede ganar fama, fortuna, etc. Pero un día puedes estar en lo más alto y a la mañana siguiente levantarte y que nadie quiera saber de ti. Por no hablar de las subastas de cuadros o estatuas, lo conocido como arte clásico. En las subastas se pagan millones de euros por un producto exclusivo, trabajo de un autor de renombre. 

Otra concepción, y quizás la más popular, es la de la libre expresión. Diciendo esto pienso en el cuadro de Eugène Delacroix, La libertad guiando al pueblo. En 1830 el autor ve como todas las clases sociales se unen para hacer una revolución contra el régimen absolutista de Carlos X, y expresa el sentimiento de un colectivo basándose en la figura femenina de lo que sería la propia libertad. Igual que lo hizo el francés, muchas de las canciones, las pintadas, el cine, la fotografía, y la mayoría de vertientes del arte sirven como reclamo, advertencia, deseo, o simplemente necesidad de expresar, lo que yo considero como una necesidad que el ser humano debe saciar.

Por qué no decirlo, el arte puede también servir como el entretenimiento personal más querido para cada uno. Me fijo a menudo que, a nivel personal, cada uno considera arte aquello por el que siente un aprecio especial. Quizás es un ejemplo demasiado común, pero; ¿Los grafitis, son arte? Pués seguro que si te gustan vas a verlo como una forma de arte. A veces los comentaristas de un partido de fútbol claman: ¡Qué arte tiene este futbolista! Yo me pregunto: ¿qué entiende el periodista cómo arte? Entiende como arte la clase o majestuosidad con la que juega el jugador. Para una persona que le gusta el futbol, puede que lo considere un arte. 

En conclusión, el arte puede significar un medio de evasión personal de la realidad, un negocio, una herramienta de expresión, un método de protesta, etc. Aún más, el arte es tan flexible, tan infinito, que puede significar lo que tú quieras que sea. Podemos imaginar estilos artísticos de lo más peculiares, porque el arte no es más que una palabra ilimitada, de sentido y de utilidad.