martes, 24 de marzo de 2009

¡P···· tribus!

Definitivamente, hay que acabar con las llamadas tribus urbanas.

Una “tribu” de esas es, resumiendo, la unión de una estética y unas ideas. O sea, un disfraz con dogma incorporado de serie. El objetivo de toda la “performance” es hacerse notar, hacer visibles unas ideas con el solo hecho de mostrar la imagen, un logo (objetivo de todo publicista).

Personalmente, creo que es triste que una persona se convierta en un simple logo con patas, que tenga esa tentación de hacerse notar y de adiestrarse en un determinado grupo de logos.

Puede que ahora mismo, el sujeto que esta leyendo esto pensará en las típicas tribus urbanas (skins, hippis, punks, emos...). Sin embargo esas solo son la punta del iceberg, la minoría notoria, extrema y visible que etiqueta sin querer a todo lo que tenga una similitud con ellos. Satisficiendo así la necessidad de dar una definición fácil a todo. Aunque la mayoría tiene otras formas menos exéntricas de expressar sus ideas, usted a pensado en la minoría notoria.

Un ejemplo de etiquetación; estudiante antibolonia es igual a rasta antisistema, por simple relación de contigüidad mental, aunque dudosamente real.
(había de salir el tema...)

El potencial etiquetador de los grupos disfrazados provocan perjuicios a los otros. La versión electrónica del diario El País definía los manifestantes del 18 de marzo en Barcelona como, agárrense, “un grupo de estudiantes mezclados con jóvenes de estética skin y antisistema”. Primero de todo, “ole” para el rigor informativo, aunque esta relación de estudiante-antisitema descrito no es precisamente la equivocación de un becario.

El lector tipo del diario pensará que la mayoría de manisfestantes eran antisistemas y skins, entre los cuales había estudiantes mezclados. Por lo tanto pensará que los manifestantes eran violentos (atribución de la sociedad para el antisistema, sea verdad o no).

Es verdad que este centenar de “aviolentados” manifestantes existía, pero había mas de dos millares de gente no violenta.
Aunque esos violentos eran minoría (y son minoría en la sociedad) han dado etiqueta a la mayoría, con la ayuda necesaría de los medios masivos de comunicación y la sociedad (que lo tiene asumido). y eso no hace nada mas que dar mas fuerza a las tribus, a la vez que esas son una barra libre de excusas para quien quiera dar excusas.

Eso solo es un ejemplo de como pueden afectar los grupos sectarios a la mayoría. En mi opinión si quieren ser una secta, que se queden en casa que por algo se inventaron las sectas religiosas.

2 comentarios:

joanmac dijo...

Tere! Esto es boicot!

Una vez que entrego tarde i tu vas i las corriges temprano.

Teresa dijo...

Un par de defectos (creo yo):
La argumentación es algo difusa, saltas de las tribus a los que protestan contra el plan de Bolonia y el conjunto da sensación de desorden y poca estructuración.
El segundo problema está en la ortografía: como el texto es algo extenso salen faltas de ortografía demasiado importantes; no te relajes en este punto.